Estrategia en 7 pasos para pedir un aumento de sueldo

Craso error: aludir a deudas o dramas personales para justificar que uno necesita más plata.

¿Siente que le pagan menos de lo que merece?. A todos nos gustaría que nuestros jefes nos subieran el salario automáticamente, pero eso casi nunca pasa. Esta es quizás una de las conversaciones más incómodas de la vida: acá. Cuatro expertos ayudan a hacerla más fácil.

Espere un poco

Para Fabiola Villanueva, directora de Desarrollo Profesional del AIEP, quizás sea bueno aguantarse hasta marzo. Pedir un aumento ahora podría jugar en contra, pues estas fechas son establecidas de antemano por las empresas. “Generalmente los ajustes salariales se dan después del verano, cuando se consideran los resultados de la evaluación de gestión y desempeño del año anterior”, dice.

Por ahora, lúzcase

Durante estos meses el empleado debería estar mucho más “visible”. ¿Cómo? Marlene Contreras, directora de la Escuela de Administración y Gestión de la U. del Pacífico, aconseja avalar el propio trabajo: “Establece cuánto le aportas a la organización. No da lo mismo actuar como principiante que como experto con autonomía y eficiencia. Y reflexiona honestamente: si fueras tu jefe: ¿te darías un aumento?”.

Cuánto pedir

“Verifica la situación de otros que se desempeñan en un cargo similar al tuyo en tu empresa o en la competencia. Así puedes determinar cuál es el sueldo promedio que se puede pedir. Si no lo tienes claro, corres el riesgo de solicitar un aumento demasiado alto o bajo”, advierte la consultora y académica de la U. de Chile Rosa Osorio. Para estos efectos una buena herramienta es el sitio: www.comparatusueldo.com.

Llegó el momento: Sea directo

Siempre es preferible hablar cara a cara con el jefe y solicitar una entrevista con él especificando el motivo de la demanda. “En general las jefaturas se fijan en el desempeño del trabajador”, explica Álvaro Vargas, gerente general de una importante firma de reclutamiento en línea.

Lo prohibido

Vargas entrega una lista de lo que nunca se debe hacer en ese día crucial:

  • Amenazar con irse o jugar con supuestas contraofertas de otras empresas.
  • Mostrar enojo, incomodidad o hacerse la víctima.
  • Improvisar el discurso y enredarse en la petición.
  • Compararse con los compañeros.
  • Y jamás de los jamases aludir a una situación personal, deudas, dramas familiares, para justificar el aumento. “Pídelo porque crees que tu trabajo vale más, nunca porque tienes más necesidades económicas”, dice Fabiola Villanueva del AIEP.

¿Y si me va mal?

“Tu salario no es un regalo, es el justo pago a tu aporte y esfuerzo. Solicitar un aumento de sueldo es una decisión estratégica y exige correr un riesgo. Si lo planteas y te dicen que no, debes entender que tu aporte no es muy valorado en la organización y tal vez es momento de empezar la búsqueda de un nuevo espacio”, dice Marlene Contreras.

Fuente: Diario Las Últimas Noticias del 3 de septiembre de 2014.

03-09-2014


Vea más noticias y artículos

Compara Tu Sueldo ahora mismo